¿Por qué la tarta nupcial?

categorias: 
Historia y Costumbres

En el mundo de las bodas hay un sinfín de tradiciones arraigadas que cumplimos y mantenemos de generación en generación sin conocer, en realidad, su origen y el motivo de su celebración. Vestir de blanco, llevar algo nuevo, algo viejo y algo usado o la tarta nupcial son elementos indiscutibles que se dan cita en cualquier boda moderna. Porque, por mucho que pasen los años, hay costumbres que se mantienen intactas.

En BodaEstilo hemos querido descubrir el porqué de las tartas nupciales y el resultado, ¡ha sido una auténtica sorpresa!

 

La historia de las tartas de bodas

 

Trasladémonos a la Antigua Roma. En las bodas de entonces, tras el enlace matrimonial se rompía un trozo de pan sobre la cabeza de la mujer para desearle un futuro fértil para la concepción de sus hijos. Las migas que caían del alimento eran comidas por los invitados a la boda pues se tenía la superstición que su ingesta provocaba buena suerte.

Esta tradición romana se trasladó a todo el continente y cuando llegó a Inglaterra, en la época medieval, la costumbre se modificó y los invitados empezaron a traer pasteles pequeños como obsequio a los novios; estos, cogían todas las tartas y las repartían entre los invitados. La tradición inglesa evolucionó hasta que todas las tartas pequeñas se fusionaron en una grande y de varios pisos: la tarta nupcial.

¿Te ha gustado este post? No te pierdas la sección especial de tradiciones de bodas en BodaEstilo.

imagenes: